Servicios propios que ofrecen ambas casas:

Exterior: Barbacoa, sala de juegos para niños, patio, jardín, mobiliario para realizar comidas o cenas. Cuenta con un nogal en el jardín.
Interior: Cocina equipada con todo lo necesario (lavavajillas, lavadora, horno, frigorífico, microondas, exprimidor, tostadora, batidora), televisión, chimenea, comedor, colección de juegos.
Habitación adaptada para personas con movilidad reducida.
Servicios: Cuna disponible. Documentación sobre la zona.
Situación: Señalización del acceso. Acceso asfaltado. Montaña. En el casco urbano.
Acceso a Internet

Desde ambos salones tenemos acceso a un patio con jardín, donde se puede disfrutar de la barbacoa, de comidas al aire libre, pozo, zona de lectura, césped.

Disponemos de alarma de humos e incendio homologada y certificada. Por ello en el interior de la casa no se puede fumar, pero disponemos de ceniceros en patio y jardín.

La casa está dotada de sistemas de ahorro energético.

Los espacios son amplios y confortables. Todo está hecho para que el visitante se sienta cómodo y tenga una experiencia inolvidable: conserva en sus paredes la piedra del edificio, que fue en su origen, en el año 1698, una casa noble, un hospital de pobres a partir de 1788, también ha llegado a ser Casa Rectoral y la Casa del cura. Los techos son de madera, los suelos de las habitaciones superiores son de madera, sus sofás Chester son muy apropiados para las charlas con los amigos, mobiliario de primera calidad… Todo está pensado con mimo, encanto y estilo para estar a la altura del visitante más exigente.

Pretendemos que su estancia sea lo más agradable posible y para ello les podemos proporcionar:

  • Información turística
  • Visitas a bodegas, visitas a museos, circuito de karts, rutas de senderismo...
  • Si desean comer asado, les daremos información de los principales asadores de Aranda de Duero y de la Ribera.
  • Disponemos de paellera para que puedan hacer sus propias paellas en el patio de la casa.